• Miércoles, 13 Septiembre 2017
  • Mi Magazine
  • 268
Un exoesqueleto robótico ayuda a caminar a niños con parálisis cerebral

La parálisis cerebral es una condición que provoca diferentes problemas. Entre ellos, las dificultades motoras son uno de los más comunes. En Estados Unidos desarrollaron un exoesqueleto para niños con esta discapacidad que les permite caminar normalmente.

Se trata de un dispositivo robótico pensado para niños con parálisis cerebral con problemas para controlar sus piernas. El exoesqueleto les permite caminar sin necesidad de muletas o un andador, mejorando así su calidad de vida.

El primer exoesqueleto robótico para niños

Los exoesqueletos robóticos son un tremendo avance científico que le devolvió la capacidad de caminar a personas con diversas discapacidades motoras. Ahora les llega el turno a los niños con parálisis cerebral.

Por primera vez se desarrolló un exoesqueleto robótico especial para niños, específicamente para los que padecen una complicación que les impide usar normalmente sus rodillas, algo que podrán corregir gracias a ingenieros biomédicos del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos.

Este exoesqueleto corrige el efecto conocido como «caminar en cuclillas» o «marcha agachada», ya que entrega un soporte a sus piernas, extendiendo sus rodillas de forma correcta mientras caminan. El invento actualmente está en periodo de pruebas con pacientes.

Estos dispositivos tecnológicos son livianos y se colocan en zonas claves de las piernas de los niños. Además, detectan qué tanta ayuda necesitan según la debilidad muscular que presentan. Se trata del primer aparato de su tipo creado para chicos, y no para adultos.

En el estudio y las pruebas médicas participaron siete personas de entre 5 y 19 años con diversos niveles de discapacidad motora. Todos los participantes lograron caminar sin ayuda gracias al exoesqueleto robótico. El peso del dispositivo sumado al de las piernas del chico va de 2,7 a 4,5 kilos, según la estatura del niño.

Seis de los niños y adolescentes consiguieron dominar el exoesqueleto robótico en la primera sesión de pruebas, mientras que el séptimo pequeño requirió algo más de práctica. Los participantes no solo lograron caminar sin ayuda, sino que también mostraron mejoras significativas en su postura corporal.

Dos de cada mil niños nacen o desarrollan algún tipo de parálisis cerebral antes de cumplir los 3 años y la gran mayoría de ellos presenta problemas para caminar. La mitad de estos chicos termina en una silla de ruedas al llegar a la edad adulta, algo que se podría prevenir con una intervención temprana y la ayuda de tecnología robótica.

El exoesqueleto robótico marcará un antes y un después en la vida de millones de niños con parálisis cerebral al entregarles la capacidad de moverse de manera más libre, permitiéndoles así una infancia más plena.

blog comments powered by Disqus