• Viernes, 20 Abril 2018
  • Mi Magazine
  • 138
18 policías de Cuautlacingo piden mordida a una familia y jalonean a mujere

Alrededor de 18 elementos de Seguridad Pública del ayuntamiento de Cuautlancingo en un supuesto retén jalonearon a las mujeres al interior de un automóvil para que bajaran luego de extorsionar al conductor del mismo vehículo.

La noche del sábado, Juan García Aguilar y su familia, incluida una pequeña de cuatro años de edad, fueron víctimas de abuso de autoridad por parte de unos 18 elementos de Seguridad Pública del ayuntamiento de Cuautlancingo, quienes les solicitaron “una mordida” de cuatro mil pesos a cambio de dejarlos ir, después de que fueron detenidos en un retén.

La familia circulaba alrededor de las 23:00 horas en un vehículo Tsuru sobre Camino Real a Cholula, con dirección al Periférico Ecológico, cuando desde una patrulla sin luces le indicaron a Juan García que se detuviera.

El retén supuestamente era por alcoholímetro, pero no contaban con aparato, es decir, le pidieron que soplara al aire y acto seguido le exigieron dinero, sin que pudieran verificar el grado de alcohol en su sangre.

El afectado aceptó en la entrevista con Municipios Puebla que accedió a darles dinero, solo que pidió a los uniformados que lo acompañaran al cajero porque apenas tenía 200 pesos en ese momento y la exigencia fue muy superior.

Como la familia carecía de efectivo, los uniformados molestos les exigieron que descendieran del vehículo. Juan García lo hizo pero su pareja y una amiga que iban en la parte trasera de la unidad se rehusaron, ya que viajaba con ellas una niña de cuatro años de edad.

La negativa del par de mujeres, quienes empezaron a grabar, provocó el enojo de los policías -a quienes se observa en el video que este medio tiene en su poder- que comenzaron a jalonearlas para obligarlas a bajar de la unidad, mientras esposaban y subían en la batea de una patrulla a García Aguilar.

Las mujeres se inconformaron, cuando además de jalonearlas para obligarlas a salir del Tsuru antes de que llegara el Uber que habían solicitado, les rociaron gas lacrimógeno sin importar que estuviera ahí la niña.

Todos los ocupantes del vehículo fueron trasladados a la Comandancia Municipal, donde uno de los familiares fue por la hija de la pareja y ellos fueron liberados pasadas las seis de la mañana.

Para evitar quejas por parte de Juan García y su familia, el director de Seguridad Pública de Cuautlancingo platicó con él y le ofreció reducir 10 por ciento la infracción que le fincó el oficial en el retén y aplicar una sanción interna.

El ciudadano no accedió y manifestó su molestia porque el secretario no frene y castigue los abusos de los uniformados.

Informó que está por presentar denuncia penal contra los uniformados que con el uso excesivo de la fuerza pública los privaron de su libertad, les rociaron gas y violentaron los derechos de él y en especial de su familia.

Por su parte, la Secretería de Seguridad Pública de Cuautlancingo rechazó que elementos de su corporación hayan intentado extorsionar al ciudadano Juan García, quien se negó a hacer la prueba del alcoholímetro durante la madrugada del domingo.

Precisó que cuenta con evidencia de que el quejoso estaba alcoholizado, igual que sus acompañantes, como consta en vídeos de control de la corporación y que de ser necesaro exhibirá en caso de que inicie algún procedimiento administrativo o penal.

blog comments powered by Disqus