• Miércoles, 13 Septiembre 2017
  • Mi Magazine
  • 113
Esto es lo que deberías saber sobre la migraña

Si sufres de migraña, sabrás que no es un simple dolor de cabeza. Y no es que minimice las molestias que causan las cefaleas comunes, lo que ocurre es que la intensidad de los dolores ocasionados por la migraña es mucho mayor, casi insoportable.

No sólo te duele la cabeza, también te molesta la luz, los ruidos y en ocasiones hasta los aromas. Quisieras que el mundo a tu alrededor se detuviera, pues cualquier estímulo empeora el dolor. Tal vez suene exagerado, pero a veces hasta respirar se vuelve molesto, pues el más leve movimiento provoca la sensación de que tu cabeza va a explotar. El dolor es tan desesperante, que no puedes pensar en nada más, salvo en algo que te libre de esta tortura.

Pero, ¿existe una cura para la migraña? ¿Sabemos qué la ocasiona? ¿Qué ocurre en el cerebro de las personas que viven con este padecimiento? La ciencia responde estas y otras preguntas.

Una vieja compañera

La migraña es una enfermedad neurológica de la que se tiene registro desde el siglo VII a.C. No obstante, en esa época se creía que los fuertes dolores de cabeza eran provocados por la presencia de demonios.

Por fortuna, la ciencia ha avanzado lo bastante para saber que esa no es la causa y que en realidad se trata de un padecimiento primario, es decir, el dolor no se presenta como consecuencia de otra enfermedad ni es síntoma de otra afección.

De acuerdo con la Secretaría de Salud, el 14% de la población mexicana padece migraña. Sin embargo, existe un segmento de la población que no está contabilizada en estas cifras, pues no reciben atención en institutos especializados o de tercer nivel. Esto significa que la prevalencia de la enfermedad podría ser mucho mayor en nuestro paí

Tipos de migraña

Existen dos tipos de migraña: sin aura y con aura. La primera se caracteriza por presentar dolor de un solo lado de la cabeza, de manera pulsátil, de intensidad moderada a severa y con una duración de 4 a 72 horas. El dolor se intensifica con la actividad física y generalmente hay presencia de náuseas, fotofobia (intolerancia a la luz) y fonofobia (irritabilidad ante algunos sonidos).

En el caso de la migraña con aura, además de las dolencias antes descritas, aparecen síntomas neurológicos focales transitorios. Los pacientes que tienen este tipo de migraña reportan la presencia de luces en su campo visual, como líneas centelleantes que zigzaguean cuando fijan la vista en un punto. Algunas personas también describen pérdida de visión sólo en una parte de su campo visual (puntos ciegos rodeados por un halo brilloso) o pequeños puntos de luz que parecieran caer frente a ellos.

Antes del gran dolor

Aunque no podemos predecir en qué momento se desarrollará un ataque de migraña, sí es posible observar con anticipación algunos de los síntomas del aura, los cuales generalmente aparecen una o dos horas antes del dolor de cabeza.

Cuando tu vista enfoca un objeto o una persona, es como si una parte del mismo desapareciera, en especial los detalles (por ejemplo, la boca o la nariz de la persona).
Sudor frío en manos y frente.
Aparece un círculo de luz cada vez que fijas tu mirada en un punto específico, como si te deslumbrara.
Poco tiempo después, percibes náuseas y hormigueo en tus brazos, un lado del rostro y en ocasiones en la lengua.
Las luces y los sonidos comienzan a ser molestos.
Finalmente, aparece un intenso y creciente dolor en un lado de tu cabeza.

¿Cuál es la causa de la migraña?

Los ataques de migraña son desencadenados por una actividad anormal en el cerebro. No obstante se desconoce el origen de esa enfermedad, ya que existen muchos factores que pueden desarrollarla. Lo que sí se sabe con certeza, es que durante el dolor de cabeza intenso se presenta una afectación en el flujo sanguíneo del cerebro y de los tejidos que están su alrededor.

Se ha observado que en algunas personas hay ciertas actividades o prácticas que tienden a intensificar los ataques de migraña, por ejemplo:

Cambios en los patrones de sueño (principalmente dormir poco tiempo)

Estrés y ansiedad
Saltarse comidas
Fumar o exposición al humo
Abstinencia de cafeína

Cambios hormonales (sobre todo durante el ciclo menstrual y el uso o suspensión de píldoras anticonceptivas)

El doctor Daniel San Juan Orta, jefe del Departamento de Investigación Clínica del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía Manuel Velasco Suárez, explicó para Conacyt que las auras son similares a un tsunami o una onda dentro de una alberca. «En la punta del lóbulo occipital empieza a incrementarse el metabolismo, como una ola muy grande que va consumiendo energía y, conforme pasa, los vasos sanguíneos se van abriendo, dilatando. Una vez que se dilatan, esa misma onda empieza a viajar de atrás hacia adelante y conforme va pasando por cada zona puede generar síntomas, ya sea positivos como ver luminoso, o no ver. Por eso durante los ataques de migraña se ven manchas negras o parches de colores», detalló el investigador.

Diagnóstico

En el caso de la migraña sin aura, es necesario que el paciente presente al menos cinco episodios para que se considere que sufre este padecimiento. En cuando a la migraña con aura, la International Headache Society explica que para diagnosticar la enfermedad basta con que la persona reporte dos ataques con uno o más de los síntomas neurológicos reversibles (alteraciones visuales, sensoriales, del lenguaje o motoras).

Si bien no hay un estudio específico para diagnosticar la migraña, el médico debe realizar una revisión general y preguntas acerca de los síntomas y antecedentes familiares para descartar otros padecimientos como problemas sinusales o tensión muscular.

Además, si se tienen síntomas como debilidad extrema, problemas de memoria o de coordinación, el especialista puede solicitar una resonancia magnética o una tomografía computarizada del cerebro, para asegurarse de que no existe algún otro trastorno neurológico.

¿Hay algún tratamiento para la migraña?

En el caso de la migraña, cada paciente es diferente y hasta el momento no existe un sólo fármaco que tenga resultados positivos para todos. El doctor Fernando Zermeño Pöhls, encargado de la Clínica de Cefalea del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía Manuel Velasco Suárez, detalló para Conacyt que un medicamento que para un paciente puede ser muy efectivo, para otro puede no darle ningún alivio; de ahí la importancia de que el tratamiento sea personalizado.

El especialista explicó: «Lo más reciente que hay ahora para combatir la migraña son los triptanos, los principales son el sumatriptano o imigran. Pero, aunque casi todos se venden en México, el problema de estos medicamentos es el costo, que puede ser de hasta 600 pesos por dos pastillas. Sin embargo, ningún paciente responde igual; algunos responden a un triptano y no a otro».

También puntualizó lo siguiente: «Actualmente lo que más se emplea es el tricíclico, como preventivo para la migraña, que es un antidepresivo y se usa cuando hay un factor emocional. Se deben recetar preventivos cuando el paciente presenta más de cuatro ataques de migraña al mes».

Alimentos que debes evitar

Si bien la alimentación no es un factor determinante en el desarrollo de la migraña, se ha observado la relación entre algunos alimentos y los episodios de dolor, por lo que los especialistas recomiendan evitarlos.

Productos lácteos, en especial quesos añejos
Alimentos con tiramina (vino rojo, pescado ahumado, hígado de res y pollo, entre otros)
Chocolate
Carnes con nitratos y embutidos (tocino, salchichas, salami, carnes curadas, chistorra, mortadela etc.)
Cebolla
Nueces y semillas
Café
Salsa de soya

blog comments powered by Disqus