• Lunes, 20 Marzo 2017
  • Mi Magazine
  • 227
Alerta a los dolores y sensibilidad en todo el cuerpo

El dolor es una sensación que puede invadir todos los rincones del cuerpo. Algunas manifestaciones como el insomnio, cansancio y aburrimiento se presentan, acompañados con unas ganas de pelear con todo lo que se mueve, en muchos de estos casos los medicamentos no alivian nada.

Así es la fibromialgia, un desorden de la regulación del dolor, una causa común de sufrimiento crónico de origen músculo esquelético que se acompaña de fatiga, trastornos cognitivos, síntomas psiquiátricos y somáticos, sin necesidad de inflamación en los tejidos.

De acuerdo con, Maritza Durán, presidenta de la Sociedad de Medicina Interna de Venezuela, esta condición es seis veces más frecuente en las mujeres que en los hombres, y afecta habitualmente a personas entre los 20 y 55 años de edad. Su prevalencia varía en diferentes países, pero oscila entre 1,6% y 6% de la población mundial.

Para determinar si una persona tiene la enfermedad debe ser sometida a varios chequeos de laboratorio, radiografías y pruebas para descartar otras patologías. Uno de ellos es un examen físico que analiza el nivel de sensibilidad en las múltiples localizaciones anatómicas de los tejidos blandos.

“Existen 18 puntos sensibles en todo el cuerpo que son dolorosos a la palpación en los pacientes con fibromialgia. La aparición del dolor debe ser en al menos 11 de esos puntos en un paciente con tres meses o más de historia de dolor difuso músculo esquelético”, comentó Durán.

La especialista indicó que en el diagnóstico de fibromialgia no hay anormalidades objetivas físicas, de laboratorio o de imágenes. “Habitualmente el paciente espera años para consultar y el diagnóstico se hace después de haber visitado varios médicos, entre tres y cinco consultas. No hay una causa definida para la fibromialgia”, agregó.

Síntomas al detalle

Existen algunas pistas que puede construir el perfil del paciente con fibromialgia. A continuación Durán puntualizó algunas:

Dolor músculo esquelético extendido: Comprende ambos lados del cuerpo, por encima y por debajo de la cintura, más frecuentemente en el cuello y hombros por más de tres meses seguidos.

Fatiga: aparece desde el despertar y se exacerba a media tarde; es agravada por actividades menores e inactividad prolongada.

Problemas cognitivos: Dificultad de atención y complicación para hacer tareas que requieran cambios rápidos.

Señales psiquiátricas: Entre 30 y 50% de los afectados presentan depresión y/o ansiedad. Desórdenes del humor también se asocian con la severidad de la fibromialgia.

Cefalea: 50% de los pacientes la presentan; puede ser tipo migraña o cefalea tensional.

Parestesias: Sensación de entumecimiento, estremecimiento, quemazón en brazos o piernas.

Excesiva sensibilidad en tejidos blandos: Músculos, grasa, tejido fibroso o cualquier otro tejido conjuntivo del cuerpo.

A la par, las personas pueden sentir fuertes dolores abdominales, urgencia miccional, palpitaciones, dificultad respiratoria, fluctuaciones de peso, dolor menstrual, colon irritable entre otros. De acuerdo a la combinación de los síntomas, la fibromialgia se puede clasificar en leve, moderada o severa.

No confundamos la patología

La internista agregó que, debido a la presencia de múltiples síntomas inespecíficos la fibromialgia puede confundirse o coexistir con diversas condiciones, como enfermedades reumáticas, afecciones musculares, endrocrinopatías, neuropatías periféricas, entre otras.

Durán especificó que, el tratamiento farmacológico de la fibromialgia debe incluir, además, un equipo multidisciplinario integrado con educación del paciente, buena higiene del sueño, programa de ejercicios que incluya condicionamiento aeróbico, estiramientos y resistencia, entre otros.

 

Adicionalmente, la terapia farmacológica para los síntomas que no mejoran con las acciones no farmacológicas deberán incluir antidepresivos tricíclicos; inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y norepinefrina y anticonvulsivantes como pregabalina, según indicó Durán. “Tales medicamentos deben ser iniciados a dosis bajas y se deben ajustar progresivamente hasta llegar a la dosis efectiva, de acuerdo a la respuesta del paciente y a la aparición o no de efectos secundarios”, concluyó.

blog comments powered by Disqus