• Lunes, 22 Enero 2018
  • Mi Magazine
  • 208
Faltan varios meses para que México regrese a sus niveles normales de sismicidad

El terremoto del 7 de septiembre pasado provocó una falla de 250 kilómetros que dejó toda el área del Golfo de Tehuantepec inestable.

El pasado 7 de septiembre México fue testigo del poder destructivo de la naturaleza. Un sismo de magnitud 8.2 grados Richter sorprendió a miles de habitantes en Oaxaca y Chiapas, dejando una herida difícil de superar.

Fue en Oaxaca donde se presentaron las mayores afectaciones a inmuebles, con al menos 57 mil casas dañadas, mientras que en Chiapas se contabilizaron 53 mil 395 inmuebles con daños. En total aquel sismo, considerado el más fuerte en México en al menos 100 años, dejó más de un millón 400 mil damnificados que día a día siguen luchando para reconstruir su vida.

Pero los damnificados no son los únicos que no han podido volver a la normalidad. Según especialistas del Servicio Sismológico Nacional (SSN), esa zona fue duramente afectada y tendrán que pasar varios meses para que la actividad sísmica en México vuelva a niveles habituales, pues aquel terremoto del 7 de septiembre pasado, provocó una falla de 250 kilómetros que dejó toda el área del Golfo de Tehuantepec inestable.

«Faltan varias semanas, sin embargo, se ve que esa actividad va decayendo y la magnitud de los sismos, aunque sigan ocurriendo, va disminuyendo. Eventualmente hay alguno que se sale como en cualquier distribución estadística y de repente puede ocurrir uno de (magnitud) 5, pero ya han ido bajando», señaló a la agencia Notimex Víctor Hugo Espíndola Castro, jefe de Análisis del SSN.

Esta situación responde a la preocupación de miles de familias que habitan en la región del Istmo de Tehuantepec, pues a pesar de que han pasado varios meses de ese terremoto, siguen temorosos por los constantes temblores que sienten en sus hogares, con magnitudes de entre 4 y 5 grados Richter. Los habitantes dicen que los movimientos telúricos se han vuelto cotidianos, pero no por eso dejan de tener miedo.

Recordemos que dos días después de aquél terremoto del 7 de septiembre, en Oaxaca y Chiapas llegaron a registrarse hasta 482 réplicas, pero en una nueva medición quince días después se pudo ver que la región ya había experimentado cuatro mil 326 replicas repartidas en todo el Golfo de Tehuantepec.

«Ese sismo de 8.2 fue originado por un área de 200 kilómetros aproximadamente. Al romperse, todo eso queda en desequilibrio, mientras más grande es el área rota, el tiempo en que tardan las réplicas también es más grande», aseguró Hugo Espíndola a la agencia mexicana.

Según el reporte 2017 del SSN, en ese año se llevaron a cabo 26 mil 413 sismos, un 40 por ciento más que en 2016, cuando se tuvo registro de sólo 15 mil 460.

Recordemos que México se encuentra en riesgo recurrente de sismos fuertes ya que el país se encuentra en una zona de alta sismicidad debido a la interacción de cinco placas tectónicas que se encuentran debajo. De hecho el Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ha reportado que en México es normal que ocurran sismos pues diariamente se reportan en promedio 40 sismos por día, siendo Chiapas y Oaxaca los lugares donde más ocurren.

blog comments powered by Disqus