• Jueves, 13 Agosto 2015
  • Mi Magazine
  • 606
El drama de una familia china que debe elegir a qué hijo salvar

Una familia china se ha convertido en protagonistas de una histórica trágica: la falta de recursos económicos obliga a sacrificar a uno de sus hijos para que viva el otro. Desgraciadamente, el dinero sólo da para un trasplante de riñón.

Lian Rongua y el resto de su familia viven momentos de tensión. El tiempo se agota y sobre ellos pesa la responsabilidad de tomar la decisión más difícil de su vida: elegir cuál de sus hijos debe seguir viviendo y cuál debe ser sacrificado para que el otro continúe rodeado de la familia.

Los dos pequeños sufren una insuficiencia renal crónica que tiene como única vía de cura el trasplante. No existe otra posibilidad médica que les pueda salvar. Además de los problemas económicos, la familia también ha encontrado el hándicap de que la madre es la única que puede donar un órgano mientras que su marido no lo es, algo que obliga al otro niño a esperar en una lista que en China nunca tiene fin.

Los medios locales apuntan a que, en un acto de valentía, el mayor de los hermanos ha preferido que sea el más pequeño el que sea tratado inmediatamente de esa uremia y que pueda continuar su vida con normalidad.

 

El otro deberá esperar a que el Banco Nacional de Órganos de China atienda su petición o recurrir, si reciben alguna ayuda económica importante- algo que ocurre en muchos casos-, al mercado negro o al tráfico de influencias, cosa que en el país asiático es algo bastante habitual.

blog comments powered by Disqus