• Miércoles, 10 Enero 2018
  • Mi Magazine
  • 275
Fiebre espacial: una nueva amenaza para los astronautas

Cuando se les expone a condiciones de ingravidez, los astronautas tienen una temperatura corporal central más alta que nosotros en la Tierra.

Este tipo de "fiebre espacial" aparece incluso cuando el cuerpo está en reposo, y este extraño hallazgo nos ofrece más información sobre cómo los seres humanos se desenvuelven fuera de la órbita de la Tierra. El estudio ha sido publicado en la revista Scientific Reports.

¿El aumento de temperatura es instantáneo sin gravedad? No, es paulatino; se desarrolla durante un período de varios meses a medida que el cuerpo se adapta a la vida en el espacio sin gravedad, según las mediciones realizadas antes, durante y después de los viajes a la Estación Espacial Internacional (ISS).

Después de dos meses y medio, la temperatura corporal de los astronautas excedió los 40 ° C durante el ejercicio, y fue 1 ° C más alta del nivel normal de alrededor de 37 ° C, incluso cuando los astronautas no estaban haciendo nada en absoluto, según explican los investigadores.

"Desarrollamos una nueva tecnología que combina un sensor de temperatura superficial de la piel con un sensor de flujo de calor, y que es capaz de medir incluso cambios menores en la temperatura de la sangre arterial", aclara Hanns-Christian Gunga, coautor del trabajo.

El estudio forma parte de un esfuerzo continuo para estudiar cómo podemos hacer frente a los viajes prolongados en el espacio, pero hasta ahora se ha investigado poco acerca de cómo la ingravidez afecta la temperatura corporal central.

Así, utilizando los nuevos sensores ultrasensibles colocados en la frente, los expertos obtuvieron lecturas de 11 astronautas en varios momentos durante su tiempo a bordo de la ISS, comenzando 90 días antes de su primer vuelo de lanzamiento y finalizando 30 días después de su regreso a la Tierra.

Aparte del aumento de temperatura, los resultados mostraron que la temperatura corporal central se incrementaba más rápido en microgravedad que en la Tierra.

Temperatura e ingravidez

Esto es posible que suceda porque el entorno espacial interfiere con los factores clave que regulan la temperatura corporal, incluido el calor que emitimos en nuestro entorno y la cantidad de sudor que producimos para enfriarnos (el sudor se evapora más despacio en el espacio, por ejemplo).

"En condiciones de ingravidez, nuestros cuerpos encuentran extremadamente difícil eliminar el exceso de calor. La transferencia de calor entre el cuerpo y su entorno se vuelve significativamente más desafiante en estas condiciones", explica Gunga.

Está claro que se necesitarán más investigaciones para saber más acerca de esta "fiebre espacial" y cómo podemos combatirla.

"Nuestros resultados también plantean preguntas sobre la evolución de nuestra temperatura corporal central óptima: cómo se ha adaptado ya y cómo continuará adaptándose a los cambios climáticos en la Tierra", dice Gunga.

blog comments powered by Disqus

Compañeros